Cómo obtener un buen aislamiento térmico en ventanas

Las ventanas son un elemento fundamental en cualquier vivienda. Y no solo por su aspecto estético, sino también por el grado de aislamiento térmico y acústico que nos puedan ofrecer. Tanto es así que el grado de confortabilidad de un hogar puede estar motivado en gran medida por contar con un buen aislamiento. En esta ocasión, hablaremos más concretamente del aislamiento térmico en ventanas, sus beneficios fundamentales y cómo conseguirlo.

Las ventanas suelen ser uno de los componentes que mantienen la temperatura óptima de una casa. Una ventana en mal estado o mal instalada puede provocar que haya cambios bruscos de temperatura en el interior de la vivienda según las estaciones. Lo que conlleva, a su vez, a tener que aumentar el consumo de calefacción y aire acondicionado, con lo que eso conlleva para nuestra economía.

En este sentido, una de las principales ventajas de contar con un buen aislamiento térmico en nuestras ventanas tiene que ver especialmente con nuestro bolsillo. De nosotros depende no solo el ahorro energético y económico, sino también que el nivel de confort de nuestra vivienda sea el más adecuado. Pero, ¿cómo se consigue?

Qué elementos hay que tener en cuenta para disponer de un buen aislamiento térmico en ventanas

Ventanas fabricadas con materiales de buena calidad

En primer lugar, para un buen aislamiento térmico en ventanas es necesario contar con productos fabricados con materiales de calidad. En este caso, hay que destacar especialmente las ventanas de PVC. Este último es un material no conductor y está especialmente indicado para los casos de aislamiento térmico y acústico gracias al diseño de sus perfiles. Si se cuenta con ventanas de PVC se conseguirá el más alto grado de aislamiento térmico, lo que repercute en un mayor ahorro energético, un mayor confort y un especial respeto y cuidado del medio ambiente.

Ventanas con perfilería de calidad

Otro aspecto a tener en cuenta para un mejor aislamiento térmico en ventanas tiene que ver con la perfilería de calidad. Existen en el mercado numerosos modelos de ventanas, de todo tipo y materiales. Sin embargo, hay que prestar verdadera atención a su nivel de hermeticidad para evitar que entren corrientes de aire desde el exterior, agua, frío, etc… En este sentido, las ventanas abatibles son uno de los principales ejemplos de ventanas herméticas, debido sobre todo a sus sistema de cierre y bloqueo.

Tipo de vidrio: el valor U

Ni que decir tiene que el tipo de vidrio utilizado será fundamental para un buen aislamiento térmico en ventanas. En este caso, tenemos que hacer referencia al valor U, ya que será el que nos indique el grado de aislamiento térmico de nuestro vidrio. Cuanto menor sea el valor U del vidrio, mayor será la capacidad de aislamiento de la ventana. De esta manera, lograremos un mayor ahorro energético tanto en invierno como en verano. Este valor numérico U debe aparecer en las etiquetas de autenticidad de los vidrios, por lo que resulta fundamental revisarlas antes de adquirir cualquier tipo de ventana.

Perfiles de ventanas que se adapten a cualquier estructura

Por último, nos quedaría hablar del diseño de los perfiles, otro de los aspectos que se considera fundamental para el aislamiento térmico en ventanas. Sea cual sea el lugar en el que queramos colocar nuestra ventana, los perfiles deben adaptarse perfectamente a cualquier tipo de estructura. Un valor a tener en cuenta serían los perfiles con profundidades de 58 milímetros, una medida perfecta para que la ventana se pueda adaptar a cualquier espacio. Una ventana que no encaje perfectamente por mor de no contar con un buen diseño de perfil puede provocar la aparición de espacios por donde entrarán humedades o corrientes de aire.

A grosso modo, estos son los diferentes elementos que hay que tener en cuenta para conseguir un buen aislamiento térmico en ventanas. Cualquier fabricante nos debe garantizar cada uno de estos supuestos para que podamos obtener el mejor producto para nuestra casa. Sin ir más lejos, unas ventanas de calidad pueden reducir hasta un 70% las pérdidas energéticas de una casa. Confort y ahorro están al alcance de la mano.

2019-05-19T12:26:32+00:00